Campaña de prevención

 

 

Los abusos sexuales son una de las principales preocupaciones en materia de prevención. En contextos de ocio festivo, se tiende a normalizar, especialmente entre jóvenes, situaciones consideradas propias del coqueteo y de un entorno de esparcimiento. Es precisamente en este último espacio donde predominan las violencias de carácter sexual, las cuales van desde el acoso verbal hasta las agresiones sexuales más graves como la violación.
El acoso sexual, que es una práctica de violencia sexual, trasciende la esfera doméstica y privada, manifestándose también en los espacios laborales. Las manifestaciones más frecuentes de acoso sexual son las bromas, insinuaciones u otras formas de hostigamiento verbal. También la proximidad o contacto físico innecesario y no deseado, así como miradas lascivas y gestos relacionados con la sexualidad, invitaciones comprometedoras y solicitudes de favores sexuales.
La violencia en las relaciones amorosas, engloba aquellas “conductas agresivas físicas, psicológicas o sexuales, ejercida en el contexto de una relación con cierta implicación afectiva” (González, 2009). Es decir, pueden ocurrir en relaciones de pololeo o en otros tipos de relaciones íntimas de diversa formalidad. El alto porcentaje de adolescentes y jóvenes, en su mayoría mujeres, que viven violencia en sus primeras relaciones amorosas hace considerar este fenómeno como un problema social y de salud pública en diversos países.